diciembre 2013

Viví durante ocho años en ella y no la echo de menos. Es cierto que tiene sus rincones con encanto y algunos locales interesantes, pero en mi opinión eso también lo tiene La Laguna y esa ciudad es mucho más bonita y no tiene un clima tan bochornoso. De hecho cuando quedo con alguien para hacer fotografía callejera siempre suelo ir a la ciudad de los adelantados y no a la capital. Siempre hago la broma que Santa Cruz me recuerda a Silent Hill, porque a partir de cierta hora no hay nadie en la calle como si hubieran decretado el toque de queda.